Un año después: el virus sigue reinando en las calles del mundo

lunes, 22 de marzo de 2021 · 09:19

Escribe Nancy Musa

DE NUESTRA REDACCION

Pasó un año y el coronavirus sigue reinando en las calles del mundo. Continúa mutando, generando nuevas cepas, sembrando dolor a su paso. Se habla de olas, de la segunda, de la tercera.

Pasó un año y el octavo pasajero de la nave de los pecados capitales anda vivito, coleando y haciendo gala de su invisibilidad que genera la negación de una parte de la sociedad que no asume la responsabilidad de cuidarse y cuidar al prójimo.

Pasó un año desde el día que el Gobierno tomó el toro por las astas y decretó el aislamiento obligatorio. Decisiones resistidas por una oposición empecinada en destruir cualquier atisbo de razón.

Entre la Bolsa y la vida, una minoría salió a defender la Bolsa, sinónimo de Mercado.

Un año de padecimiento para todos y todas. La economía se resintió, la crisis se profundizó y los datos en ese plano son dolorosos.

Cuando empezó la pandemia, se hablaba que esta situación inesperada nos podía ayudar a unirnos, cerrar la grieta y ser mejores personas. Ser más humanos, más generosos, más empáticos.

Todavía no lo logramos. El virus no se rinde, es feroz en su ataque, debilita nuestras fuerzas y nuestras emociones. El Estado hace lo imposible por contenernos y apelar a nuestra responsabilidad ciudadana.

Muy complicada la tarea, somos rebeldes. En el hemisferio sur y en el hemisferio norte.

 

La vacuna, la esperanza

Más de dos millones de contagiados, casi tres millones de vacunados en nuestro país. En las vacunas está centrada la esperanza del momento. De pronto, es el elemento más demandado y con una oferta limitada.

Según la Organización Mundial de la Salud: “Al 18 de febrero de 2021, hay al menos siete vacunas distintas que los países han empezado a administrar en tres plataformas, concediendo prioridad en todos los casos a las personas vulnerables.

Además, hay más de 200 vacunas experimentales en desarrollo, de las cuales más de 60 están en fase clínica. La finalidad del Mecanismo COVAX, que forma parte del Acelerador ACT puesto en marcha por la OMS, es detener la fase aguda de la pandemia de COVID-19. Junto con la CEPI y Gavi.

La OMS aplica las siguientes medidas para lograr ese objetivo:

-Agilizar la búsqueda y el desarrollo de una vacuna segura y eficaz contra la COVID-19;

-Ayudar a aumentar la capacidad de producción; y colaborar con los gobiernos y los fabricantes para garantizar la asignación justa y equitativa de vacunas a todos los países (el Mecanismo COVAX es la única iniciativa mundial que persigue esta meta).

Para la organización “las vacunas son una herramienta nueva y esencial para poner fin a la COVID-19 y resulta muy alentador comprobar el número de ellas que están en desarrollo y los buenos resultados obtenidos en algunos casos. En todo el mundo, los investigadores están trabajando lo más rápido posible, colaborando e innovando para que dispongamos de las pruebas, los tratamientos y las vacunas que, en conjunto, salvarán vidas y pondrán fin a esta pandemia.  

La disponibilidad de vacunas seguras y eficaces supondrá un cambio radical, pero en el futuro próximo deberemos seguir llevando mascarilla, manteniendo una distancia de seguridad con las demás personas y evitando las aglomeraciones. Estar vacunados no significa tirar por la borda las medidas preventivas y arriesgar nuestra salud y la de los demás, sobre todo porque todavía desconocemos el grado en que las vacunas protegen no solo contra la enfermedad sino también contra la infección y la transmisión”.

 

Un reparto desigual

No todos los países tienen acceso a las vacunas. Los más ricos son los privilegiados. Sin embargo, todavía no recibieron todas las dosis adquiridas. Argentina está entre los países latinoamericanos mejor posicionados en este terreno.

Pero, el riesgo provocado por el virus no se detuvo. Estamos rodeados por países con serios problemas de contagios y de muertes. Brasil ha pasado a ser un riesgo a nivel mundial y ha sido un lugar elegido por compatriotas para vacacionar.

El gobierno trata, intenta, ser comprensivo y apelar a la conciencia. Nadie, casi nadie, quiere volver a Fase 1.

La economía, a ritmo lento, está creciendo. Retroceder sería una señal negativa. Ahora, para no llegar al extremo necesitamos el compromiso social. Es imprescindible que comprendamos la seriedad del contexto que nos toca vivir.

Si en nombre de la “libertad individual” vamos a seguir burlándonos de la vida, el futuro de la Humanidad es incierto.

Humanidad significa, según el diccionario, la capacidad para sentir afecto, comprensión o solidaridad hacia las demás personas. ¿Nos sentimos parte de la Humanidad o nos creemos dioses impunes?

Un virus anda suelto, de nosotros depende detenerlo o multiplicarlo.

La segunda ola

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, habló de la llegada de la segunda ola. En conferencia de prensa, explicó que en consonancia con todos los gobernadores están decididos a minimizar el ingreso de nuevas cepas.

Uno de los puntos principales es evitar que lleguen a través del ingreso de personas al país provenientes de otros países.

Desde el 24 de diciembre, las fronteras para los extranjeros, está cerrada. En este aspecto, pidió desalentar el turismo.  Seguir apelando al compromiso ciudadano es la estrategia, del momento, para evitar un cierre de actividades que perjudicaría notablemente a la actividad económica.

El segundo punto es vacunar a la mayor cantidad de personas de riesgo. En este momento, en nuestra provincia están aplicando la primera dosis a los mayores de 70 años.

En estos días llegan a Córdoba 27.600 vacunas Sputnik V, eso permitirá continuar con el ritmo de vacunación a los mayores de 70.

La importancia de los cuidados, es fundamental, ante la llegada del otoño. El uso de barbijo, mantener la distancia, evitar las reuniones numerosas, son medidas repetidas hasta el cansancio, pero no todos la cumplen.

A un año de esta pandemia, cuidarnos y cuidar a nuestros vecinos es el factor principal para evitar las consecuencias dolorosas de una segunda ola.

En este momento, en la ciudad hay 422 casos activos, más de 1.600 aislados. Los datos nos obligan a reflexionar en torno a reforzar los cuidados.

El virus sigue reinando en las calles.

CLASIFICADOS 22 DE MARZO

Preocupación por el aumento de tarifas

“Estamos hablando de una empresa que ha puesto un plus en el contexto de la pandemia. Hay que valorar los comportamientos de las empresas en los contextos de pandemia y Ecogas ha intentado sacar una ventaja en estas circunstancias, por ejemplo emitir intimaciones de pago y cobrarlas cuando sabía que la gente no podía salir de su casa porque la multaban”. Ismael Rins, defensor del Pueblo de Río Cuarto

 

Burbujas aisladas

“Se han abierto muchas actividades, incluida la escuela y hemos tenido muchas burbujas aisladas, y eso no está vinculado al colegio en sí sino a las actividades sociales.

Los niños, niñas y docentes no se contagian en los colegios sino en actividades sociales, donde seguramente no se tienen las medidas necesarias de protección, lo que luego pone en riesgo a las burbujas. No estamos viendo contagios dentro de la escuela”. Viviana González, jefa de Guardia de la Secretaría de Salud municipal

 

Aspiraciones

“Aspiro a ser candidato a gobernador de un espacio que supere la grieta que tanto daño le ha hecho y le sigue haciendo a la Argentina. Hay que evitar que la grieta se instale en Córdoba”. Dante Rossi, legislador provincial de la UCR

 

Nuevos jugadores

“Si hay segundo tiempo tiene que haber nuevos jugadores.  En 2023, no creo que Macri vaya a ser candidato”. Alfredo Cornejo, titular de la UCR nacional

 

Más de
16%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
16%
Incertidumbre
66%
Indiferencia

Comentarios