Apertura / 5ta. fecha / Zona B

Punto con sabor a poco

Rivadavia y Alumni empataron 1 a 1 en Arroyo Cabral, logrando un reparto de unidades que no conformó a ninguno: el Verde sigue sin poder ganar de local y el Fortinero todavía no conoce la victoria
lunes, 19 de abril de 2021 · 08:30

Escribe / Fotos Federico Gazzoli/César Carballo

 

En el ámbito del fútbol muchas veces se dice que cuando no se puede ganar es bueno no perder, aunque seguramente no terminaron con esa sensación Rivadavia y Alumni luego del empate 1 a 1 que protagonizaron en Arroyo Cabral, por la quinta fecha del Apertura de la Liga Villamariense.

Es que ninguno de los dos pudo conseguir ese triunfo que tanto necesitaba: el Verde debido a que todavía no pudo sumar de a tres en condición de local, y el Fortinero porque todavía no cantó victoria en lo que va del certamen, más allá de que todavía tiene dos cotejos pendientes.

Desde el inicio del encuentro los dos mostraron ambición para atacar contra el arco contrario y desperdiciaron sus chances de quebrar la paridad, algo que sucedió a los 15’ en una jugada de pelota detenida. Villagra lanzó un tiro libre en forma de centro desde su territorio, en la medialuna Galleguillo se anticipó de cabeza a una dormida dupla central local, Berardo no llegó a tiempo para cortar con los puños y el balón entró haciendo “sapito” cerca del palo izquierdo, para poner al equipo de Marcelo Santoni en ventaja.

No sintió el golpe el elenco dirigido por Gustavo Miranda, que inmediatamente después fue con todo a buscar el empate, aunque dos fallos arbitrales lo privaron de estar cerca de conseguirlo: una claro mano de Villagra cerca del área de Alumni y un claro penal del mismo defensor sobre Bustos. También hizo lo suyo Scalzo, ganando en un mano a mano con Bendazzi.

Pero a los 20’ el Diablo tuvo su revancha; Lana Díaz ejecutó un córner desde la derecha, Scalzó cortó en las alturas con los puños, la defensa fortinera se durmió para rechazar y por el segundo palo, con todo su olfato goleador, Bendazzi remató potente de derecha para señalar el 1 a 1.

El partido siguió teniendo un ritmo frenético y las ocasiones de peligro siguieron apareciendo, aunque las dos más claras fueron para Alumni: un derechazo rasante de Gayoso, tras pase de Galleguillo, que Berardo sacó al córner volando contra su palo izquierdo (27’) y una definición de Molina en el área chica, interceptando un remate defectuoso de Delgado, que se estrelló en el travesaño (28’).

Apenas después de esas situaciones, contestó Rivadavia a los 29’ con un remate cruzado de Cuello que pasó cerca del parante derecho.

El comienzo del complemento siguió siendo atrapante, otra vez con Alumni teniendo las mejores oportunidades para destrabar el empate. Iba menos de un minuto cuando, tras una buena maniobra personal, Cecchini sacó un derechazo que Berardo desvió al córner. Un par de minutos más tarde, Galleguilló lanzó centro desde la izquierda y López conectó de cabeza un balón que pasó muy cerca del travesaño.

El Verde contesto a los 5’, con un remate de Bendazzi que Matías Rojas despejó agónicamente sobre la línea.

Otro error tuvo el árbitro Federico Nieto cuando se jugaban 17’ y no interrumpió el juego ante la presencia de tres perros en el campo de juego. El resultado fue uno de los canes cortando un avance del Verde tras interponerse en la trayectoria del balón y desviar su desplazamiento.

Siguió siendo de ida y vuelta el encuentro, aunque Alumni, que había dispuesto de las mejores situaciones, comenzó a perder volumen de juego tras las lesiones de Delgado (3’) y Galleguillo (9’), y a carecer de explosión ofensiva tras la baja de Gayoso (también por lesión, a los 26’).

Lo mejor de Alumni pasaba entonces por Cecchini, que intentó desde afuera con un zurdazo que Berardo controló sin problemas y la más clara de Rivadavia fue un zurdazo del ingresado Zabala que Scalzo sacó al córner.

Apenas ingresó por Gayoso, Pessuto tuvo una clara: un disparo suyo, tras ganar por la derecha, pasó muy cerca del poste izquierdo.

Sobre la media hora, el Verde se quedó con uno menos cuando Bustamante le aplicó un codazo a Depetris y el árbitro le mostró la tarjeta roja.

Rivadavia se quedó sin energía para intentar quebrar la paridad y Alumni, que no aprovechó la superioridad numérica, apenas estuvo cerca del segundo con un cabezazo de Depetris que se fue ancho.

Así, insinuando por momentos mucho pero concretando poco, verdes y fortineros finalizaron igualando y ninguno de los dos pudo satisfacer sus necesidades: los cabralenses se deben un triunfo en casa, mientras que los fortineros aún no conocen el sabor del triunfo.

 

La figura - Marcelo Berardo

En los peores momentos de su equipo, el “1” del Verde respondió con buenas atajadas que evitaron la derrota. Las más claras fueron ante un remate de Gayoso en el primer tiempo y frente a un disparo de Cecchini (el mejor jugador de Alumni) apenas iniciado el complemento.

 

El árbitro - Federico Nieto

Regular actuación. Más allá de que tuvo varios aciertos, como la expulsión de Bustamante, falló en otras jugadas claves del encuentro, como una clara mano de Villagra cerca del área visitante y una falta del mismo defensor de Alumni sobre Bustos que era penal para Rivadavia. Tampoco interrumpió el juego ante la presencia de tres perros, uno de los cuales terminó cortando una jugada del local al interponerse en la trayectoria del balón.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
25%
Tristeza
25%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios