Quinto monitoreo de calidad realizado por el INTA y la Bolsa de Cereales de Córdoba

Trigo: un año para el olvido

El informe definitivo de la campaña triguera 20/21 confirma los datos desalentadores: menos rinde, menos superficie sembrada y menor margen bruto
sábado, 10 de abril de 2021 · 09:13

Por quinto año consecutivo se realizó el informe “Productividad y calidad del trigo en la provincia de Córdoba” en el marco del convenio firmado por la Bolsa y Cámara de Cereales de Córdoba (BCCBA) y el INTA - Centro Regional Córdoba - EEA Marcos Juárez.

Para este relevamiento se muestrearon 17 departamentos de la Provincia de Córdoba correspondientes a las zonas productoras de trigo.

El personal del Laboratorio de Calidad Industrial y Valor Agregado de Cereales y Oleaginosas del INTA-EEA Marcos Juárez muestreó los departamentos Marcos Juárez, Unión, San Justo, Tercero Arriba, Río Segundo, General San Martín y Juárez Celman; mientras que el de la Bolsa y Cámara de Cereales de Córdoba muestreó los departamentos Río Cuarto, Río Seco, Tulumba, Totoral, Colón, Río Primero, Santa María, Calamuchita, General Roca y Presidente Roque Sáenz Peña.

Como resultado de ese trabajo interinstitucional elaboraron un informe completo sobre la producción, el rendimiento y el contexto económico de la campaña triguera 20/21.

El primer punto del análisis es la superficie sembrada. Tal como se estimó, en la provincia de Córdoba fue de “1.201.700 hectáreas (ha), de las cuales 29.100 ha se sembraron bajo riego. El área total citada representa una disminución del 26% respecto al ciclo pasado”, indicaron desde el Departamento de Información Económica (DIA) de la Bolsa de Cereales.

La producción cerró con un volumen de 1.840.500 toneladas (tn), que corresponde a un 60% menos que el valor logrado en la campaña 2019/20. Estas diferencias se justifican principalmente por una menor superficie sembrada y, posteriormente por la marcada condición de sequía, que redujo el área cosechable en un 36%. A su vez, los rindes también se vieron influenciados por las características meteorológicas de la campaña y fueron a nivel provincial un 38% menor con respecto al ciclo pasado.

Los mejores rendimientos promedio en secano se registraron en los departamentos Marcos Juárez (27,7 qq/ha) y Pte. Roque Sáenz Peña (24,3 qq/ha), mientras que los más bajos se dieron en Tulumba (8 qq/ha) y Río Segundo (9,1 qq/ha). Por otro lado, Totoral y San Justo lideraron los rendimientos bajo riego más altos de la provincia, alcanzando un valor de 58 y 50 qq/ha, respectivamente.

La presiembra de trigo en la provincia de Córdoba se ubica normalmente entre marzo a mayo. Durante dicho período en el año 2020, las precipitaciones fueron un 26% inferiores al promedio histórico (2007-2020) en todos los departamentos. Esta situación de sequía y falta de pronósticos alentadores obligó a los productores que habían decidido sembrar a adelantar la siembra de la gramínea para disponer del agua superficial y así evitar que el suelo continúe perdiendo humedad. Finalmente, la magnitud de la adversidad hizo que muchos productores decidieran no sembrar el cereal, lo cual redujo la superficie sembrada en un 26%, en comparación con la campaña precedente.

Durante los meses en los que se desarrolla el ciclo del trigo las precipitaciones estuvieron un 41% por debajo del promedio histórico (2007-2020) para todos los departamentos agrícolas de la provincia.

 

Contexto económico

Uno de los aspectos económicos más importantes para la campaña 2020/21 es el efecto de La Niña, que redujo el rendimiento del cereal en relación a campañas anteriores. El rendimiento promedio para la provincia se estimó en 18,6 quintales por hectárea (11,4 quintales menos que durante la campaña 2019/20). Por otro lado, el precio del trigo se ubicó en U$S222 la tonelada durante el mes de cosecha de la campaña 2020/21, lo que representó un incremento del 32%, respecto al ciclo previo. Adicionalmente, los costos directos disminuyeron en U$S16 por hectárea, principalmente por el abaratamiento del costo de cosecha, y los gastos comerciales decrecieron en U$S1 por tonelada producida.

Aun así, el mayor precio no alcanzó a recomponer el margen ante la caída en el rendimiento, y el margen bruto disminuyó 30% respecto a la campaña previa, alcanzando un nivel de U$S93 por hectárea para el promedio provincial, encontrando los valores más bajos en Tulumba y Río Segundo, con un margen bruto de U$S-90 y U$S-24 por hectárea, respectivamente. Contrariamente, los valores más elevados se encontraron en Marcos Juárez y Totoral, con un margen bruto de U$S262 y U$S253 por hectárea, respectivamente.

 

Calidad en la región

Para evaluar las características del trigo destinado a molienda, primeramente se deben obtener las harinas, para ello se utilizan molinos de laboratorio que tienen la propiedad de poder extraer harina a partir de granos de trigo con características similares a las que se obtienen en los molinos industriales.

En la eficiencia del proceso de molienda inciden muchos factores como el peso hectolítrico, peso y morfología de los granos, dureza y porcentaje de proteína, entre otros.

El rendimiento de harina promedio obtenido con molino experimental Bühler fue de 65,76% para la provincia, 5% inferior a la campaña pasada. Cabe aclarar que en este tipo de determinaciones no se realizan ajustes de rodillos, sino que los mismos se mantienen a una misma distancia para poder realizar comparaciones bajo una normativa establecida y fija.

En la molienda tradicional se realizan ajustes en el proceso y se obtienen rendimientos superiores.

Destacamos este punto del informe porque los trigos del Departamento General San Martín tuvieron el mayor rendimiento del relevamiento con 67,9%, mientras que Río Seco presentó el mínimo valor de 60,4 %.

 

Conclusiones

A la hora de emitir las conclusiones, los autores del informe reseñaron los aspectos adversos de la campaña: “La producción de trigo de la provincia de Córdoba se vio marcadamente reducida en un 60% respecto de la campaña anterior logrando 1.840.500 tn, con un rinde promedio de 18, 6 qq/ ha. Las pérdidas de superficie sembrada (-26%) y área cosechada (-36%) respecto del año anterior se debieron según cada departamento debido a la marcada condición de sequía y heladas”. También, recordaron la importancia que tiene, aun después de pasar un mal año, insistir con el trigo: “Seguir apostando al cultivo de trigo, potenciando todos los eslabones la cadena del trigo. Avanzar en el rol de Argentina en sus exportaciones con agregado de valor. El trigo mundialmente es un alimento básico de las dietas, es versátil en la diversidad de productos que se pueden obtener, su incorporación en los sistemas agropecuarios genera beneficios, es fuente de trabajo e incluso tiene un valor sociocultural”.

 

El informe: para la elaboración del presente informe se analizaron 195 muestras individuales aportadas por cooperativas, acopios y productores, compuestas originalmente a partir de 7.368 camiones, representando en total 221.040 tn (12.0% de la producción de la campaña de trigo 2020/21).

Los análisis de calidad comercial los realizó el Laboratorio de la Cámara de Cereales de Córdoba y los análisis de calidad molinera e industrial fueron determinados en el Laboratorio de Calidad Industrial y Valor Agregado de Cereales y Oleaginosas del INTA-EEA Marcos Juárez.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios