Informe - Bolsa de Cereales de Córdoba

Los efectos de La Niña

En la provincia de Córdoba, la “alta proporción de cultivos tardíos y lluvias en el período crítico, suavizan el efecto de ‘La Niña’, reflejando incrementos en los tonelajes proyectados a comienzo de año”. Esta es parte de las conclusiones del informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba
sábado, 20 de marzo de 2021 · 08:40

El informe elaborado por la Bolsa de Cereales de Córdoba (N° 312) en el mes en curso, avanza en el análisis de la Campaña 2020/21, poniendo un contexto de año  2021 que "inició con proyecciones de producción magra, condicionada por el fenómeno de "La Niña", con bajas precipitaciones que afectarían al rinde de los cultivos estivales".

"Sin bien, las lluvias de enero sorprendieron a toda la provincia contradiciendo los pronósticos previos, en febrero las precipitaciones fueron un 48% inferiores al promedio histórico", agrega. En tanto, apunta que "este comportamiento obligó a esperar una mayor evolución en el ciclo de los cultivos para actualizar las proyecciones de producción".

"La primera quincena de marzo, presentó nuevos episodios de lluvias que dejó amplias zonas con mínimos aportes, y otras pocas mejor provistas. En dicho contexto climático, se encuentra una alta proporción de los cultivos en período crítico, luchando por transformar cada milímetro de lluvia en quintales de rinde", resume el informe. El mismo, avanza, "constituye un nuevo valor provisorio para la producción de granos de la campaña gruesa cordobesa. Resta aún una importante etapa de definición y las lluvias posteriores al 15 de marzo adquieren importancia superlativa".

 

MAIZ

Se sembró una superficie de 2.548.800 hectáreas, valor que representa un 1% más que la campaña 2019/20 y un 11% más que el promedio de las últimas cinco campañas. Del total del área sembrada, el 11% se planificó con destino forrajero.

A medida que avanza el ciclo del cultivo, las estimaciones son más ajustadas, esperando una producción en Córdoba de 16.678.600 toneladas, valor que representa una disminución del 15% con respecto a la campaña precedente, pero un 5% mayor al promedio de los últimos cinco años. El rinde ponderado podría alcanzar 76,7 qq/ha, 6% menos que el ciclo pasado y 2% menos respecto a las últimas cinco campañas.

El maíz temprano se encuentra avanzado, llenando granos. En tanto, un 23% de los lotes tardíos definen sus rendimientos durante la primera quincena de marzo, y otra proporción similar lo lograría a finales del mismo mes.

Se detectó en forma generalizada el ataque de cogollera (Spodoptera frugiperda) en incidencia leve y media.

Respecto a enfermedades, se reportaron ataques de roya de la hoja (Puccinia sorghi) y tizón común (Exserohilum turcicum) en incidencia baja y media.

En la provincia se evidencian síntomas de estrés hídrico y térmico leves, con algo mas de impacto en los departamentos del sur, que recibieron bajas precipitaciones durante los primeros 10 días de marzo. Esto motivó una leve desmejora del estado general comparado al mes de febrero.

 

SOJA

Se estima una superficie sembrada de 4.319.000 hectáreas, que representa una variación interanual negativa del 1%. En relación al promedio de las últimas cinco campañas, dicha superficie implica un aumento del 1%.

La producción de la oleaginosa se prevé en 13.200.400 toneladas*, mientras que el rinde ponderado podría ser de 30,9 qq/ha*. Dichos valores corresponden a un 5% y 4% menos respectivamente en comparación con la campaña 2019/20.

Un 62% del total de superficie sembrada se encuentra definiendo rendimiento, dicho valor corresponde a lotes de soja temprana que venían más retrasados y en mayor medida a siembras tardías.

Las plagas reportadas hasta el momento son bolillera (Helicoverpa gelotopoeon), cogollera (Spodoptera frugiperda), oruga medidora (Rachiplusia nu), oruga de las leguminosas (Anticarsia gemmatalis), chinches y arañuela (Tetranichus urticae), en todos los casos con incidencia entre media y leve.

En cuanto a enfermedades fúngicas, se ha detectado únicamente la presencia de mancha marrón (Septoria glycines) en baja incidencia.

La oleaginosa presenta síntomas de estrés hídrico y térmico leves en gran parte de la provincia, siendo moderados en los departamentos General Roca, Pte. Roque Sáenz Peña y Juárez Celman. Dicha situación afecta al estado general, que evidencia una leve desmejora, a nivel provincial.

 

SORGO

Se prevén 120.600 hectáreas [2] sembradas para la campaña 2020/21, lo cual representa una variación interanual positiva del 25% y un 12% más en comparación con el promedio de las últimas 5 campañas. Del total de las hectáreas sembradas, el 36% se planificó inicialmente como forraje. La producción se prevé en 385 mil toneladas, valor que representa un 15% superior respecto a la campaña precedente y un 9% más en comparación con el promedio de las últimas cinco campañas. El rendimiento ponderado podría ser de 50,1 qq/ha, 1% inferior en comparación con la campaña 2019/20 y 3% menor respecto al promedio de las últimas cinco campañas.

La mayor parte de los lotes ya atravesó el período crítico (10 días antes y 20 días después de floración). Un 22%  define el rendimiento en estos días y el 6% restante lo hará a posterior.

Se reportaron ataques localizados de cogollero (Spodoptera frugiperda) en el departamento Río Segundo y de siete de oro (Astilus Atromaculatum Blanch) en Tercero Arriba, ambas plagas en baja incidencia.  Por otro lado, persiste la presencia de pulgón verde (Myzus persicae) y amarillo de la caña de azúcar (Melanaphis sacchari). Esta última especie, se detectó en zonas puntuales, formando un corredor entre el norte, este y sureste de la provincia. La incidencia continúa siendo entre baja y media.

Como se mencionó, en los departamentos del sur provincial hubo menor registro de precipitaciones.  Además, se evidenció estrés hídrico y térmico moderado, afectando el estado general de los lotes y por consecuencia, una desmejora.

 

MANI

Se estima una superficie sembrada de 266.200 hectáreas en toda la provincia, valor que representa un 2% más que la campaña 2019/20, pero un 13% inferior en comparación con el promedio de las últimas cinco campañas.

La producción en caja del cultivo se prevé en 894.300 toneladas, valor que representa un aumento del 9% respecto a la campaña 2019/20.

El rendimiento en caja sucio y húmedo podría ser de 35,0 qq/ha, variación interanual negativa en el orden del 22%.

Respecto al promedio de las últimas cinco campañas, la producción podría verse disminuida en un 3% y el rendimiento en un 4%.

El 69% de los lotes se encuentran en período crítico, mientras que el 31% restante se encuentra más retrasado.

Sobre plagas, se reportaron ataques de arañuela (Tetranichus urticae) de forma generalizada en la zona de producción, en incidencia variable entre media y baja. Se observó la presencia de viruela en Tercero Arriba y Juárez Celman en incidencia media, en consecuencia, se debió realizar el control para dicha enfermedad. Además, se reportaron lotes con Sclerotinia (Sclerotinia minor) en Río Cuarto en incidencia baja.

Por lo expuesto, el estado general del cultivo sufrió una leve desmejora.

 

GIRASOL

Se estima una superficie 6.600 hectáreas. En cuanto a la superficie perdida se prevé que no supere el 1%.

A diferencia del resto de los cultivos, el girasol atravesó su período crítico durante enero, el cual tuvo un registro pluviométrico superior al promedio histórico. Por lo tanto, el rinde esperado podría alcanzar los 22,8 qq/ha, dando una producción de 15 mil toneladas. Ambos valores superan a la campaña 2019/20 en un 4%.

Por el momento, no se detectaron plagas o enfermedades de importancia que afecten al normal desarrollo del cultivo. Los lotes presentan muy buenas condiciones generales en las últimas etapas de su ciclo.

 

CONTEXTO CLIMATICO

Durante el trimestre diciembre-enero-febrero, se desarrollaron precipitaciones variables a lo largo de la provincia. En algunos departamentos lograron alcanzar o superar al promedio histórico, mientras que hacia el sur estuvieron por debajo del mismo. En dichas zonas los cultivos presentaron estrés hídrico moderado.

Durante la primera quincena de marzo se registraron algunos aportes pluviométricos variados, con mayor milimetraje hacia el centro y centro-este de la provincia. Sin embargo, en los departamentos ubicados al sur y norte, las  precipitaciones fueron escasas, lo cual se evidencia en los estados generales de los cultivos estivales que presentan una desmejora en comparación con la segunda quincena de febrero.

El pronóstico indica del 16 al 22 de marzo, precipitaciones entre 5 a 20 mm en la provincia de Córdoba, con mayores acumulados en la zona sur.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios