Según investigación de psiquiatría

El bótox “afecta el control sensorial en el cerebro”

martes, 27 de septiembre de 2022 · 08:37

La toxina botulínica (BTX), coloquialmente conocida como bótox, es famosa porque muchas personas recurren a ella para prevenir y tratar las arrugas. Pero esta toxina tiene más propiedades: si se inyecta en la frente, por ejemplo, puede aliviar la depresión, también merma las emociones negativas en personas con trastorno límite de la personalidad, que sufren de cambios de humor extremos.

El profesor Tillmann Krüger, médico principal y líder del grupo de investigación en la Clínica de Psiquiatría, Psiquiatría Social y Psicoterapia de la Escuela de Medicina de Hannover (MHH), demostró estas propiedades del bótox hace años, junto con su colega Privatdozent (PD), el Dr. Marc Axel Wollmer, del Campus Asklepios de Hamburgo de la Universidad de Semmelweis.

Ahora, los psiquiatras han descubierto dónde y cómo el bótox influye en la programación negativa del cerebro.

Con la ayuda de imágenes de resonancia magnética (MRI), han visualizado los efectos neuronales en pacientes con trastorno límite de la personalidad.

El resultado: la toxina botulínica influye en la llamada amígdala o núcleo de almendra en el lóbulo temporal del cerebro, donde surgen los miedos y se procesan. El trabajo fue publicado recientemente en la revista Scientific Reports.

En colaboración con la Universidad de California en San Diego, encontraron que la toxina botulínica también puede aliviar los trastornos de ansiedad cuando se inyecta en los músculos de la cabeza, los músculos de las extremidades superiores e inferiores y los músculos del cuello.

Hasta ahora, sin embargo, el tratamiento con bótox para enfermedades mentales no se ha incluido en los servicios prestados por las compañías de seguros de salud. El psiquiatra espera que esto cambie cuando el modo de acción haya sido mejor investigado.

Comentarios