15 de diciembre, Día del Perito Tasador

Tasar hoy es “más complejo” por las “fluctuaciones económicas”

La perito tasadora Eugenia Astiz sostuvo que los profesionales, en un contexto de desfasaje” ayudan a equilibrar la balanza en términos de oferta, demanda y precios. También habló de la pasión por su labor
martes, 15 de diciembre de 2020 · 08:30

Eugenia Astiz, de 45 años, es perito tasadora (matrícula 06383) y corredora inmobiliaria (041330) y ejerce desde hace unos 20 años.

En su local, ubicado en bulevar Alvear 201, contó que, cuando comenzó con la actividad lo hizo desde lo judicial. Sin embargo, con el tiempo, se volcó hacia el sector inmobiliario donde encontró una “agradable forma de vida”. En esta dirección afirmó que sus días giran en torno al trabajo, incluidos los fines de semana, y detalló: “Disfruto de lo que hago con todas sus cosas, con todo lo que tiene. Pero me gusta mucho y la verdad que es una profesión que me ha dado muchas alegrías y me hace sentir realmente orgullosa”.

Asimismo, expresó que la labor cotidiana le permitió, además, desarrollarse personalmente: avanzar, crecer, sentirse útil.

 

Una definición

La profesional explicó que tasar es justipreciar -valorar con rigor una cosa- un inmueble. Y sostuvo que, para ello, “es indispensable recabar información de la propiedad de que se trate”. Los datos, describió, pueden vincularse con la ubicación de la ciudad, el barrio, la manzana y hasta la calle.

A la vez, aclaró que es fundamental valorar el precio de los metros cuadrados cubiertos porque existen propiedades que pertenecen a distintas categorías de edificación.

“No es lo mismo que yo tase en  bulevar Alvear, a que tase en Entre Ríos. Hay una diferencia de valor comercial”, comentó. Y añadió: “Tasar implica que me pare más allá de los valores referenciales del lugar donde está enclavada la propiedad; implica que ingrese a la propiedad, que la mire, que tome referencias de la construcción, de que tipo de mampostería, qué tipo de piso, qué tipo de abertura, qué tipo de techo”.

 

Fluctuaciones económicas

“Es complejo tasar. Y hoy es más complejo que hace unos años atrás. Por el desfasaje económico”, comenzó diciendo en este punto la profesional Astiz. Posteriormente insistió en las variaciones económicas de este año, atravesado por la pandemia de coronavirus. “Nos han llevado a ser muy precavidos a la hora de tasar”, indicó e hizo hincapié en que, cuando las operaciones se realizan en dólares, se deben rever las tasaciones en períodos de tiempos breves -y de manera constante- por, como se manifestó anteriormente, las fluctuaciones producidas en el campo económico.

De igual manera, comentó que 2020 tuvo “picos altos” de venta y otros momentos de mayor tranquilidad.

Seguidamente, puntualizó: “Hemos ido acompañando el año con lo que ha ido pasando con las necesidades de la gente de colocar su dinero para poder tener un resguardo. Durante un tiempo la gente dejó su dinero en los bancos porque sentía que tenía un resarcimiento económico un poquito mejor que el que estaba dando una inversión inmobiliaria. Pero en algún momento también sintió la necesidad de volver a la propiedad para resguardar sus activos”.

Por otro lado, destacó que los peritos tasadores, en contextos donde se observa un desfasaje en la economía, ayudan a “equilibrar la balanza”: entre otras cosas, la oferta, la demanda, los precios.

 

La importancia del trabajo mancomunado

“Es supernecesario que estemos coordinados y que trabajemos en conjunto. Y en eso, gracias a Dios, la mayor cantidad de inmobiliarias de Villa María trabajan, no sé si en conjunto específicamente, pero sí relacionadas”, subrayó y argumentó que la cordialidad posibilita, en el marco de circunstancias complejas, conciliar valores reales.

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios