Día del Escribano: ¿por qué se celebra hoy?

La fecha coincide con la creación de la Unión Internacional del Notariado Latino, entidad que hoy preside la argentina Cristina Armella. Cómo es la función de los profesionales en nuestro país
viernes, 2 de octubre de 2020 · 08:00

El 2 de octubre de 1948, se vivió un hecho trascendente, al reunirse  en Buenos Aires, 19 países de América y Europa para constituir la Unión Internacional del Notariado Latino.

Hoy, esta organización se expandió a 87 países de cuatro continentes, que comprenden dos terceras partes de la población mundial.

Actualmente la Presidencia de la Unión Internacional del Notariado Latino corresponde a una mujer y argentina, la escribana Cristina Armella.

En Argentina existe el cargo de Escribano Público, con la misma actividad que la profesión de Notario en otros países. Para acceder a la función notarial, se deberá obtener título de abogado y luego someterse a un concurso de oposición y antecedentes tras el cual, de resultar airoso, quedará habilitado para matricularse como escribano. Posteriormente, según el puntaje obtenido en dicho concurso y la cantidad de registros vacantes disponibles, podrá ser investido como escribano adscripto o asumir como titular de un Registro Notarial.

No pueden mantenerse activas simultáneamente la matrícula de escribano con la de abogado. Para asumir la primera, la segunda deberá renunciarse o ser suspendida.

Existen colegios de escribanos en cada provincia y en la ciudad autónoma de Buenos Aires, los que regulan a los escribanos de dicha región.

El escribano es un profesional del Derecho que ejerce una función pública, por delegación estatal.

Su función es dar fe pública, no pudiendo tomar posición en favor de su cliente como hacen los abogados sino permanecer neutral, para la seguridad de las relaciones jurídicas, lo que hace pública o de interés general su actuación.

El Estado le da al escribano la facultad de “dar fe”, por lo que dota de autenticidad los actos por él percibidos, y los cumplidos en su presencia.

La función del escribano tiene que ver con la obligación de ajustar todos los actos y contratos que las partes deseen efectuar a los presupuestos de la ley. Por lo tanto, el escribano debe contar con amplios conocimientos jurídicos.

Entre sus funciones se encuentra la estructuración legal de los hechos o negocios presentados por las partes a fin de que estos tengan los efectos jurídicos deseados.

 El principal objetivo de la función notarial es dotar de certeza a las relaciones jurídicas y comerciales.

 

Decálogo del notario

1- Honra tu ministerio

2- Abstente, si la más leve duda opaca la transparencia de tu actuación

3- Rinde culto a la verdad

4- Obra con prudencia

5- Estudia con pasión

6- Asesora con lealtad

7- Inspírate en la equidad

8- Cíñete a la ley

9- Ejerce con dignidad

10- Recuerda que tu misión es “evitar contienda entre los hombres”

 

Más de
0%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios