La Dama en el centro del tablero

lunes, 29 de agosto de 2022 · 08:30

Es complicado escribir en un momento tan contradictorio. La sociedad está dividida, las partidas de ajedrez intentan sacar del tablero a la “Dama”, sin pensar en que los peones pueden convertirse en Reinas avanzando lentamente, casillero tras casillero.

Es complicado analizar los hechos de un día, en el marco de una obra completa que tiene una duración a largo plazo.

El ajedrez es un juego que combina el arte y la inteligencia. Cada movida tiene un sentido, un acierto puede llevarte a la victoria y un error asegurarte la derrota. Es un juego para pensar, para volar cuando nadie vuela y aterrizar cuando todos están planeando.

Es un juego para pensar, para no cometer errores, para planear los movimientos y no responder en caliente, ni dejarse llevar por el odio.

En ese tablero, antiguo y milenario, nos movemos. Podemos reconocer entre piezas blancas y negras el valor de un peón, y el valor de una reina. Y, también, que un peón puede convertirse en reina. Podemos aprender el significado de los alfiles, de las torres, de los caballos, de los enroques, del rey, el que debe ser cuidado.

Y en ese torbellino comprender que “A veces se sacrifica la dama para dar jaque”.

Y cuando eso ocurre, muchos espectadores se asombran, reaccionan, hacen elucubraciones de las más raras, pero la mayoría de los grandes maestros entienden que es el momento de abandonar la partida.

Si el adversario sacrifica a la dama, cuidado. El jaque está cerca.

La ignorancia puede ser fatal.

Es complicado escribir en un momento tan contradictorio.

Más, mucho más, cuando la Dama es el centro de la partida.

 

La apertura

El 19 de mayo de 2019, Cristina anunció la candidatura de Alberto Fernández. El sacrificio de la Dama para ganar la partida.

Pocos lo entendieron en ese momento. La mayoría oficialista de ese período se burló y pensó: “Ya ganamos”. Hicieron una fiesta con globos amarillos y al ritmo de cumbia, y frases célebres como “no se inunda más”, “hay lugares donde falta el agua y otros en que sobra” o “el mar es muy grande y el submarino muy pequeño”. No se dieron cuenta de que la movida de la Dama los dejaba con el agua al cuello.

Se confiaron como el gran maestro de ajedrez, el campeón mundial Garry Kasparov cuando perdió por primera vez una partida en manos de una mujer. Kasparov pecó de soberbio y subestimó a la húngara Judit Polgár. “Es talentosa, pero ninguna mujer puede sostener una batalla prolongada”. Error, la Dama le ganó.

Luego, vinieron las Paso y la “locura” del rey amarillo. “Puedo volverme loco y hacerles mucho daño”, dijo el derrotado. Y vaya si lo hizo.

El mate fue contundente y terminó con sus aspiraciones de seguir en el Sillón de la Rosada, un color que nunca combinó con el amarillo “patito”.

La Dama volvió convertida en peones y juntó todas las piezas en el mismo frente azul y blanco.

Jaque mate.

 

La nueva partida

De pronto, el mundo cambió, parte de nuestros dirigentes políticos siguieron aferrado al pasado de los golpes a la democracia. De los gobiernos impuestos con el dedo. De muchas noches oscuras y trágicas, noches de bastones largos, de lápices y más.

Los ideólogos de los golpes de nuestra historia, siguieron aferrados a sus principios con medios y finales. Se burlaron del virus, de las vacunas, de los barbijos.

Apoyaron, entusiasmados, las marchas más tristes a nivel humano.  Bolsas mortuorias con nombre y apellido, horcas, odio elevado a la máxima potencia y aplaudido a la máxima potencia.

Locuras que denigraron a un tiempo de partidos democráticos que siempre se unieron para defenderse del ataque al pueblo, entre ellos el radicalismo, el socialismo, la izquierda.

Cuesta entender hoy, que el radicalismo democrático haya olvidado sus orígenes. Cuesta entender que el “socialismo” se aleje de los jóvenes y los obreros que fueron su base antes de la llegada de Perón.

 

La marchita

Los jóvenes, en plena Recoleta cantaron la marchita. Interesante, para ellos, cantar la marcha en territorio enemigo. Pero, eso no asegura que se va por buen camino. Mostrar lo maravilloso que son con el amor, no es garantía que se va a lograr un triunfo fácil sobre el odio.

Se sigue jugando la partida en el tablero del adversario. Se sigue amparando el juego de los campeones, que se creen mundiales. Campeones que priorizan lo individual por sobre lo colectivo.

Campeones que creen, como Kasparov, que “ninguna mujer puede sostener una batalla prolongada”.

Las piezas negras de un sector cuestionado de la justicia, se movieron para sacar a la pieza clave del tablero, la más importante, la que se mueve en todas las direcciones: la Reina. La quieren fuera para poder soñar con el triunfo.

Un gran maestro del ajedrez decía que el peón era el mejor instrumento para la victoria. “Peones: ellos son el alma del Ajedrez; solos, forman el ataque y la defensa”.

La Dama está bien custodiada y protegida por todas las piezas, especialmente por los peones que no van a dudar en salir a la calle, día tras día, para evitar que la desplacen.

Las vallas que le pusieron no lograron frenar la euforia y las demostraciones de amor hacia su líder y conductora.

El ataque de los fiscales, gambeteadores en la canchita de Los Abrojos, despertaron la épica peronista. Volvieron a la calle los cánticos, las banderas, las expresiones de cariño. Pero, también volvieron las convicciones y la defensa de la democracia que tanto sufrimiento costó recuperar en 1983.

Esta partida recién comienza. “En el tablero de Ajedrez luchan personas y no figuras”, decía Lasker.

 

La vigilia

La vigilia sigue. El apoyo en la calle continuará. En los próximos días comienzan los alegatos de los abogados defensores de los acusados en la causa Vialidad.

Los letrados se preparan para mostrar que “la Fiscalía mintió al recortar la prueba presente en el expediente” y van a atacar las calificaciones elegidas para pedir la condena de la vicepresidenta Cristina de Kirchner.

Será un desfile de los representantes de cada uno de los acusados. Puede haber un momento muy relevante, si Cristina por su condición de abogada pide la palabra para defenderse compartiendo con el doctor Carlos Beraldi.

“Será unánime el cuestionamiento a la calificación elegida por los fiscales a la hora de acusar: la figura de la asociación ilícita, que refiere a una "banda de tres o más personas destinada a cometer delitos", fue creada para perseguir guerrilleros, es cuestionada a nivel nacional e internacional, y en este caso Luciani y Mola la utilizaron para definir el funcionamiento de todo un Gobierno.” (Télam).

Durante todo septiembre, cada uno de los defensores se preocupará por voltear todos los argumentos en contra de sus defendidos.

Serán largas jornadas con movilizaciones y apoyo a la vicepresidenta. Apoyos que llegan desde lo internacional, también.

 

El pedido

Las vallas, la Policía, el camión hidrante, decididas por el gobierno de CABA no lograron detener a los manifestantes el pasado sábado. Esa noche, Cristina habló y destinó un párrafo de su discurso a los opositores.

“Tenemos que pedirle a la oposición, sobre todo ahora que se avecina una nueva campaña presidencial, que dejen de competir entre sí para ver quién odia más y quién le pega más a los peronistas.

Olvídense de eso que… Miren: se los recomiendo como ciudadana, como compatriota. Esas competencias para ver quién es más duro, quién castiga más las movilizaciones o las manifestaciones populares nunca llegaron a buen puerto en Argentina y tienen muy mala historia. No repitan experiencias de las cuales después todos tenemos que lamentarnos. Ha habido demasiada sangre en Argentina para que sigan amenazando con tiro, bala, gas lacrimógeno, gas pimienta a los que piensan diferente”, dijo la vicepresidenta.

La partida recién comienza. La Dama tiene la fuerza necesaria para hacer frente a una batalla prolongada, nuevamente logró juntar todas las piezas como en 2019.

“El sacrificio de la Dama para dar Jaque Mate es el Gol del Ajedrez.” Palabras del maestro ajedrecista cubano Nelson Pinal.

La partida recién comienza.

Es de esperar que se priorice la paz, por el bien del país y de sus habitantes.

Comentarios