“La deuda es con nosotras”

La Asamblea Feminista difundió un extenso documento explicando los motivos por el que hoy se plegarán al paro de mujeres
lunes, 9 de marzo de 2020 · 11:00

En conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en Villa María, Villa Nueva, en todo el país y en más de 36 países, volvemos a parar.

Pese a la ausencia de cifras oficiales, a partir del trabajo de las organizaciones podemos visibilizar y tomar dimensión de las distintas problemáticas:

● Según la Organización Internacional del Trabajo, las mujeres se encargan del 76,2% de todo el trabajo de cuidados no remunerado.

● Según el Instituto de Estadísticas de la Unesco "menos del 30% de quienes hacen investigación en el mundo son mujeres".

● La brecha salarial en nuestro país es del 27% y asciende al 35% en trabajos precarizados.

● Existe en nuestra ciudad gran precarización laboral en los ámbitos de salud y educación, ocupados en su mayoría por mujeres.

● En los distintos ámbitos de trabajo, del sector público y privado, las mujeres vivimos situaciones de acoso, hostigamiento y en general, tenemos grandes dificultades para acceder a espacios de poder.

● Son escasas o nulas las oportunidades de acceder a un trabajo después de los 45 años.

● Las mujeres ocupamos solo el 18% de los espacios del sector sindical y el 41% en el ámbito legislativo.

● En Argentina se provoca un femicidio cada 23 horas, esto es, 69 mujeres que nos faltan en lo que va del año.

● Cada 5 minutos una adolescente se convierte en madre, de ellas 7 de cada 10 provienen de un hogar pobre.

● Hay más de 500 mil abortos clandestinos inseguros por año.

Ante la constante y violenta situación de desigualdad e inequidad, paramos para repudiar todas las formas de violencias machistas y nuestro derecho a vivir libres de esas violencias, por la aplicación real de la ley de identidad de género: inclusión laboral trans en los espacios públicos y privados; por el acceso pleno al sistema educativo y espacios de capacitación para la población LGBTIQ+, por el acceso a la salud integral y a todas aquellas prácticas sanitarias que garanticen la salud física y mental.

Por un acompañamiento integral para las mujeres y disidencias con discapacidad, consumo problemático de sustancias, patologías de salud mental o que conviven con VIH. Por el pleno acceso a tratamientos bajo cobertura pública y privada y una perspectiva de género en la atención profesional.

Para que se aplique de manera afectiva la Ley 26.485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y que se declare la emergencia en violencia de género en todos los niveles del Estado nacional, provincial y municipal. Por una ampliación de los servicios del Polo Integral de la Mujer donde existen obstáculos al replicar la situación de violencia hacia las mujeres, exponiendo a las trabajadoras del lugar a malas condiciones laborales y sueldos bajo la línea de pobreza. Por una revisión de los requisitos para el acceso a beneficios de las víctimas de violencia de género, que muchas veces transforman el proceso en un laberinto burocrático de denuncias y provocan una revictimización de la persona en situación de violencia.

Paramos por las lesbianas, travestis y trans asesinadas, y contra toda forma de odio y persecución a las disidencias sexuales e identitarias; por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, para que sea legal, seguro y gratuito; por la cobertura de las obras sociales en tratamientos hormonales y cirugías y la despatologización de las identidades trans. Por la visibilidad de las infancias y adolescencias trans, acompañamiento a ellxs y a sus familias, más la capacitación de equipos interdisciplinarios de salud para su atención; también por la visibilidad y despatologización de las identidades no binarias, el reconocimiento de la identidad autopercibida en registros de identidad de la persona.

Por la plena implementación de la Ley N° 26.150 de Educación Sexual Integral en todas las escuelas públicas y privadas. Paramos por el abuso policial y las políticas represivas del Estado, por el respeto a los derechos humanos de las mujeres privadas de la libertad y por el tratamiento y alojamiento según la identidad de género autopercibida de personas trans; por la liberación de las presas políticas, por las perseguidas y las asesinadas por defender la tierra y sus recursos de las empresas transnacionales; por una comunicación no sexista.

Paramos contra el aparato judicial patriarcal, que juzga sin perspectiva de género, que disciplina ante los escraches, y en el que menos del tercio de los cargos jerárquicos están ocupados por mujeres. Para que las niñas, adolescentes, adultas y disidencias sexuales abusadas tengan acceso a la Justicia, con procesos judiciales que no las revictimicen, que no sean lentos y con condenas efectivas.

Las villamarienses y villanovenses, en nuestras ciudades, exigimos y paramos por respuestas urgentes a la demanda habitacional y laboral de compañeras que hace años solicitan ayuda al municipio. Por la reglamentación, presupuesto y ejecución de la ordenanza de Emergencia en Violencia de Género, que lleva casi tres años de su promulgación; por la conformación de un Consejo de Mujeres que integre a todas las voces en las decisiones de Gobierno; por un centro de estudios sobre violencia familiar para atención y reeducación de personas que ejercen violencia de género; por la elaboración y difusión de datos oficiales sobre denuncias de violencias que atravesamos las mujeres.

También por la reubicación de la Unidad Judicial en un espacio neutro, con procesos que acorten los tiempos y con agentes capacitados en perspectiva de género; por el acceso a la interrupción legal del embarazo (ILE) en el Hospital Pasteur, porque a pesar de existir un protocolo provincial, se presentan obstáculos y dilaciones. A nivel municipal no existen protocolos de acompañamientos en los Centros de Atención Primaria de la Salud para quienes soliciten ILE, y se castiga y traslada a les profesionales que acompañan dichas situaciones.

Por las reiteradas denuncias de acoso, maltrato y abuso en instituciones estatales y privadas sobre mujeres y disidencias sexuales, por todas las mujeres que no pueden estar presentes debido a la no posibilidad de adherencia al paro. Por el acceso a sueldos dignos, condiciones laborales y posibilidad de ascenso a puestos de tomas de decisión política.

Durante 2019, el municipio de Villa María contaba con un 50% de sus trabajadoras en condiciones de precarización laboral y expuestas a situaciones de hostigamiento, sobre todo en las áreas más feminizadas, como Salud y Educación; y por la aplicación de la Ley Micaela, esto es capacitar con perspectiva de género a personas que ejercen cargos públicos.

Juntas somos poderosas y estamos frente a un momento histórico que nos tiene como protagonistas. Reclamamos al Estado lo que debe hacer, pero también queremos poder defendernos solas, queremos autogestionar nuestra libertad, vida, sexualidad y elecciones. Nosotras paramos porque no vamos a parar nunca más. Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras.

Sara Mundín, Sandra Zbinder, Eugenia Notta, Silvina Barrera, Mariela Bessonart, Roxana Canelo, Roxana Heredia, Rosa Santopolo, Claudia Rodríguez, Alicia Copa, Tamara Córdoba, Ma. Luján Aguilera, Carina Simonetta, Soledad Salguero, Lucrecia Gómez, Rebeca Gómez, María Picco, Mercedes Barcellona, Olga Inés Moyano, Graciela Saine, Carmen Gómez, Ana Beatriz Fernández, Elena Luna, PRESENTES!

 

Asamblea Feminista Villa María - Villa Nueva

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios