El canje por la Ciudad Deportiva - Carta de Marcelo Barotto

Para el presidente de la UCR, se regalará la Plaza Manuel Ocampo

El titular del comité radical sostuvo que se está frente a la “voracidad de los especuladores que tratan de sacar la mayor tajada al menor costo, con la complicidad de algunos funcionarios y concejales”
jueves, 24 de octubre de 2019 · 11:27

En el Concejo Deliberante ya pasó por la primera lectura el proyecto de canje del inmueble municipal conocido como la Placita, ubicado en la intersección de avenida Sabattini y San Juan, por un multiespacio deportivo-cultural, ubicado sobre ruta 9, en proximidades de Tío Pujio. La votación en primera lectura tuvo el apoyo de nueve concejales, los siete oficialistas, más el voto de Karina Bruno y Delfin Polack. La próxima instancia es la audiencia pública, donde los vecinos podrán manifestarse.

El centro del debate no pasa por discutir la necesidad de la Ciudad Deportiva, porque ya existe, la obra está casi terminada. En una entrevista, uno de los inversores dijo: “Con el municipio o sin el municipio, el proyecto continúa igual”. Es decir que tomaron la decisión y asumieron el riesgo empresario como en cualquier proyecto, porque forma parte de su interés de incursionar en el negocio del deporte (compra venta de jugadores). Pero como dice el dicho: cocodrilo que duerme es cartera, ahora los villamarienses van a tener que hacerse cargo del mantenimiento de la Ciudad Deportiva, para que este grupo empresario pueda maximizar sus ganancias y a su vez, literalmente, se le regalará la Plaza Ocampo, para que puedan desarrollar otra pata de su negocio, el de la especulación inmobiliaria.

 

Aprovechar los espacios existentes

Está claro que el municipio no cuenta con las herramientas para la explotación de un predio deportivo, muestra de ello es lo que ocurrió con el canje del Salón de los Deportes, donde el nuevo salón multipropósito le fue entregado a la Universidad Nacional de Villa María; o bien evaluando el patético rol que cumple el Ente Deporte y Turismo en la promoción del deporte social, será más bien un agujero por donde se escurren sin control los fondos públicos.

El mayor valor para la comunidad que puede tener la Placita y vaya paradoja, es el de ser un espacio vacío, un pulmón para la ciudad, pero también un desafío para los urbanistas, de aprovechar los espacios existentes para articular con los distintos puntos del ejido urbano, buscando una solución a los problemas de congestionamiento que se observan en ese sector, en determinados horarios pico.

Vale hacer un poco de historia para comprender lo que costó recuperar algunos de los espacios verdes, como la costanera y los terrenos del ferrocarril donde se encuentra el Parque de la Vida. Hace más de 25 años se tomó la decisión de abrir la costanera para el disfrute de toda la comunidad, solo quedó un par de cuadras en el barrio Palermo para uso privado, por un recurso de amparo y que la Justicia avaló. Además, al intendente y otros funcionarios les costó un procesamiento. Pero nadie puede negar que fue una decisión acertada y hoy la costanera es el sello distintivo de la ciudad y una vía de acceso para el tránsito de la ciudad.

 

La voracidad de los especuladores…

En el caso de los terrenos del ferrocarril, en los años 90 se había comenzado con los trámites de traspaso al municipio. Que por razones de la política las gestiones estaban cajoneadas.

En la semana anterior al 10 de diciembre de 1999, el nuevo intendente le solicitó al saliente viajar a Buenos Aires para firmar un acuerdo, porque se corría el riesgo de que se perdieran los avances alcanzados con el cambio de gobierno. Fue así, que hoy la ciudad tiene un espacio público de gran envergadura, abierto a la comunidad para uso de todos.

Los planes de desarrollo estratégicos siempre fueron definidos por el Estado, con la participación de los distintos sectores de la comunidad, pero siempre en la búsqueda de mejorar la calidad de vida de los vecinos, bajo el principio de igualdad para que los recursos les lleguen a todos por igual. Pero ese principio parece haberse roto, frente a la voracidad de los especuladores que tratan de sacar la mayor tajada al menor costo, con la complicidad de algunos funcionarios y concejales.

 

Defender los espacios públicos existentes

No se busca convencer a los convencidos, se busca que aquellos (inclúyase ciudadanos) que no están convencidos, se expresen. Lo que se plantea es generar el debate sobre la ciudad que se quiere para las próximas generaciones. Los que tienen la esperanza de que algún día se saque el ferrocarril del centro de la ciudad, pretenden conservar los espacios públicos existentes para posibilitar las vías de comunicación rápida, que articule los distintos barrios. En el caso de ejecutarse el megaproyecto inmobiliario, ya las posibilidades de espacios verdes se reducirán y la ciudad quedará definitivamente cortada al medio; no se trata de una cuestión romántica, se trata de defender los espacios públicos existentes, pensando en un proyecto de futuro.

 

Los empresarios oferentes

En la nota que envía el intendente Martín Rodrigo Gill al presidente del Concejo Deliberante, edil José Carignano, le eleva el presente escrito sobre los empresarios que forman parte de los oferentes para el citado canje...

“Que se eleva a consideración del Concejo Deliberante, proyecto de ordenanza por el cual solicito la ratificación del Decreto Nº 800 de fecha 10 de septiembre de 2019 que declara de interés público y acepta la iniciativa privada efectuada por los señores Daniel Alejandro Souto, Guillermo Antonio Ceppo, Eduardo Pedro Brondello, Olga Ester Pino, Diego Bobadilla, Javier Francisco Busca-Sust, Fernando Héctor Buriano, Luisa Nancy Dagna, Carlos Daniel Destéfanis, Raúl Roberto Destéfanis, Mario Guillermo Destéfanis, Jorge Alberto Marcheto, Pablo Guillermo Montagner, Matías Roberto López; todos ellos por derecho propio. Marta del Rosario Carreras de León, representada por el señor José Ignacio León; Geovial, representada por el socio gerente Denis Marcel Colautti y Sofía Maricel Sosa” (síntesis del escrito).

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios