Tras denuncia contra Pedro Trecco

La delegación local de la CTA manifestó su solidaridad con "empleadas municipales que sufren violencia"

miércoles, 28 de septiembre de 2022 · 18:17

Tras la denuncia de trabajadoras de la Asistencia Pública y de Centros de Atención Primaria de Salud (CAPS) contra el secretario de Salud del municipio, Pedro Trecco, por “coacción” y “amenazas”, la CTA Villa María salió a apoyarlas públicamente. 

Autoridades recibieron a las delegadas gremiales de la Secretaría de Salud, agremiadas al SUOEM Villa María y, "que desde hace tiempo vienen denunciando situaciones de violencia y malos tratos por parte de quien está al frente de la dependencia municipal", indicaron: "Sus denuncias ya tienen estado público y recibieron la solidaridad de la UTEM, gremio que integra esta central de trabajadores y trabajadoras", destacaron.

Al encuentro asistieron trabajadoras del Centros Atención Primaria de la Salud, de la Asistencia Pública y del Hogar de Ancianos. "Las compañeras delegadas describieron los duros episodios de violencia que, desde un tiempo a esta parte, viven en sus ámbitos laborales. Contaron acerca de las denuncias que existen en la justicia local contra el médico que dirige el área y la cantidad de licencias psiquiátricas originadas en la afectación producida en algunas empleadas por las situaciones de maltrato laboral. También señalaron que existen denuncias elevadas a la área correspondiente del municipio", indicaron en un comunicado.

"Entre los muchos hechos descritos se habló de gritos, increpaciones de parte del médico contra quien él pensaba que lo había denunciado por violento, conductas antisindicales de Trecco al desconocer el rol de las delgadas gremiales, a pesar de que en reunión con el intendente, él mismo le señaló que se reuniera con ellas de manera regular", detallaron.

"También, aduciendo razones de servicio, Trecco limitó el uso de un día de franco que pueden usar los empleados, diez veces al año, para hacer trámites personales en el horario de trabajo. Aunque ninguna norma lo establece, dispuso que no pueden solicitarse ni viernes ni lunes. Otra situación irregular que se describió es la organización de un servicio de vigilancia para lo cual generó, sin instrumento legal alguno, "puestos” de referentes que son empleado/as, generalmente facturantes, a quienes se les paga un sobresueldo para vigilar (sacar fotos, filmar, etc) a sus compañeras de trabajo. En este punto, incluso, se comentó que algunas de estas empleadas precarizadas solicitan que no las saluden con cordialidad las empleadas si está presente el Secretario de Salud porque puede tomar represalias", agregaron.

Luego de escuchar todas las situaciones, desde la Central de Trabajadores expresaron "la solidaridad con las compañeras municipales, hacemos un llamado a la justicia local para que acelere los tiempos para la resolución de los casos que está tratando": "Las compañeras hablan del sufrimiento que les causa tener que ir una y otra vez a la justicia. También llamamos la atención a los profesionales municipales, que tienen conocimiento de casos de este tipo por las presentaciones realizadas por mujeres damnificadas, para que, más allá de las acciones que tomen dentro de lo administrativo, envíen esos casos a la justicia ordinaria. Es un deber que tiene que cumplir cualquier funcionario que toma conocimiento de un posible delito, como sería en estos casos", solicitaron. 

Por último, solicitaron al intendente Martín Gill "que se ocupe de manera personal de esta situación": "Nos parece de una gravedad inusitada. Todo ya se conoce por publicaciones en los medios de prensa de la ciudad. Cualquier demora prolonga el sufrimiento de compañeras que han concurrido a la justicia, a oficinas municipales y que debieron hacer pública la situación".

Más de

Comentarios