Verano

Calor y cuidados

Es importante saber cómo proteger a nuestras mascotas de las altas temperaturas. Hay diferentes formas en las que podemos ayudarlos a pasar mejor esta época del año
jueves, 7 de enero de 2021 · 09:11

Las altas temperaturas afectan de igual forma a los humanos que a los perros. El verano es una gran época para disfrutar del sol, el calor y aprovechar del tiempo libre en las piletas y playas. Pero, los canes, al igual que las personas, sufren con las altas temperaturas y pueden llegar a padecer un golpe de calor. De este modo, es importante que el dueño de la mascota, esté atento a las señales que el canino brinda y ante cualquier duda llevarlo a un profesional para que lo asistan.

Hay que tener en cuenta que los perros no transpiran como los seres humanos, pero controlan el cambio de calor del cuerpo y mantienen la temperatura ideal por medio de la respiración. Por eso, el acto de respirar rápido con la lengua hacia fuera indica no solo que el perrito jugó mucho o está cansado, sino también que puede estar con calor. Pasar mucho tiempo jadeando con la lengua hacia fuera es la primera señal de que el calor puede estar molestándolo.

Otras señales son, por ejemplo, acostarse en lugares con piso frío con las patas traseras estiradas, beber mucha agua, quedarse más quieto que lo habitual y buscar siempre lugares cubiertos.

Cuidados para evitar que sufran golpes de calor:

Primero, se recomienda que tu animal tenga siempre agua fresca y limpia a su disposición. Tratar de que esté en un lugar amplio, fresco y ventilado, o al menos a la sombra. Si se lo ata, fijarse que no le dé el sol o cambiarlo de lugar cuando eso pase.

Nunca lo deje dentro de un vehículo, bastan solo 10 minutos de exposición a las altas temperaturas para que pueda morirse, inclusive si dejás la ventanilla abierta.

Realizar los paseos a la mañana temprano y cuando comienza a bajar la temperatura (evitar la franja horaria de 11 a 19 horas). El pavimento puede quemar las patitas de tu animal, no lo exponerlo a ejercicios muy intensos como correr.

El animal también necesita hidratarse durante los paseos y actividades, por eso se debe llevar agua también para él. Por último, el pelaje evita quemaduras y sirve de protección, por tales razones no rapes en forma excesiva el pelo de tu mascota. 

Por el calor excesivo puede ser que el perrito no sienta ganas de comer en los horarios habituales. Por eso, ofrecer la comida en los horarios en que la temperatura está más amena es una buena opción, preferentemente por la mañana o al anochecer. Si está acostumbrado a consumir alimentos naturales o raciones húmedas, se aconseja seguir el mismo procedimiento, ya que por el calor, se pueden estropear si se quedan mucho tiempo expuestas y perjudicar la salud del perro.

 

Quiénes lo sufren más

Perros muy peludos y de regiones donde el invierno es muy riguroso como el siberian husky, San Bernardo, bernés y chow chow tienden a sentir más calor que los perros de pelaje corto como los mestizos, pinscher y dachshund, más conocido como perro salchicha.

Los cachorros braquicefálicos, con el hocico plano también se sienten afectados por el calor: pugs, bulldog, boxer, shih tzu, etcétera. Por la anatomía, esas razas poseen mayor dificultad para respirar y también para intercambiar calor con el ambiente

Además de conocer mejor los hábitos, la rutina, la personalidad, las características de cada raza y observar su comportamiento en días calientes, es importante saber lo que puede y lo que no se puede hacer para ayudar a los perros a disfrutar del verano.

 

¿Y los gatos?

Como animales cuyos antepasados vinieron del desierto, en realidad pueden sobrellevar bastante bien las condiciones de verano. De todos modos, nunca debes dejar a un gato solo en una habitación sobrecalentada, y menos aún en un automóvil cerrado: ¡los gatos también pueden sufrir un golpe de calor!

Las glándulas sudoríparas de los gatos se encuentran en el área de los labios, en el ano, alrededor de la cresta mamaria y sobre todo en las bolas de las patas. Las orejas del gato también disipan el calor.

Al comienzo de la primavera, al gato le cambia el pelo y obtiene un abrigo más ligero para el verano.

Es importante en los gatos de pelo largo en el cambio de pelaje ayudarlo con un cepillado regular. Así evitaremos que el gato puede tragar demasiados pelos al lamerse, y provocar problemas en el tracto digestivo en forma de pelotas de piel.  Es una ayuda que su gato tenga acceso al hierba de gato (lo puede encontrar en los centros de jardinería, a veces como una planta de interior de maceta) esto ayuda a la digestión del gato.

A veces, en los días muy calurosos, los gatos lamen su pelaje con una intensidad particular y lo hidratan de esta manera. La evaporación resultante ayuda a enfriarlos. A veces puede jadear un poco, con la boca abierta, esto tiene el mismo efecto.

Cuando hace calor, los gatos duermen más que nunca. Al igual que los seres humanos, prefieren lugares tranquilos y sombreados para tomar una siesta, por ejemplo, en baldosas de piedra frías. Es muy importante asegurarse de que tengan suficientes fuentes de agua.

1
1
100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios