Entre Perros y Gatos

¿Por qué inclinan la cabeza cuando les hablamos?

La ciencia todavía no pudo dar la respuesta a una de las situaciones más simpáticas de los perros, pero existen algunas teorías que pueden explicar el gesto
jueves, 10 de septiembre de 2020 · 09:07

Una de las situaciones más simpáticas y comunes de los perros es cuando inclinan la cabeza mientras les hablan a los ojos. Y existen muchas teorías existentes sobre por qué sucede.

Hasta hoy nadie lo sabe a ciencia cierta, y como los perros por el momento no hablan parece que nos quedaremos con las dudas. Aunque las teorías son bastante aceptables, son simplemente eso, teorías.

Los perros tienen todos los sentidos mucho más desarrollados que los humanos, incluyendo por supuesto el oído. No solo son capaces de escuchar mejor que nosotros, sino que además pueden percibir frecuencias de honda que nosotros no podemos escuchar.

Una de las teorías más lógicas que explican por qué los perros giran su cabeza cuando se les habla, es la que indica que lo hacen para centrarse mejor en el sonido de nuestra voz. Posicionan sus orejas de forma que nuestra voz llegue más nítida a su oído.

Quizás por eso no siempre realizan este curioso gesto, puede depender de factores como el ruido ambiental y el resto de frecuencias sonoras que nosotros no apreciamos, pero ellos sí.

Todos sabemos que los perros no saben hablar, pero sí escuchar muy bien. Y se ha demostrado mediante estudios científicos que un perro normal y cualquiera puede llegar a memorizar hasta 200 palabras, comprendiendo el significado de cada una de ellas.

En lo que nosotros llamamos “órdenes”, ellos saben que la palabra es, por ejemplo, “sentate” o “sit”. Pero cuando le hablamos a un perro, él escucha un montón de palabras saliendo de nuestra boca que no tienen mucho sentido. Así que la teoría dice que los perros, en realidad, giran la cabeza como extrañados, en busca de una palabra que sepan identificar.

En ocasiones inclinan la cabeza como expresión, a modo de ¿qué me estás contando? Porque escuchan y escuchan palabras, pero no logran comprender ninguna. Ellos reconocen las órdenes que les hemos enseñado y las frases cotidianas como “a comer”, pero poco más.

A diferencia de muchos humanos, los perros no necesitan oír nuestra voz para saber si estamos tristes o contentos, ellos son capaces de saber cómo estamos simplemente observando las expresiones faciales de nuestro rostro.

Aprenden muy rápido y saben que cuando giran la cabeza, sonreímos y nos hace gracia. Por eso otra teoría indica que los perros inclinan la cabeza cuando les hablamos porque saben que nos hace gracia y esperan una respuesta positiva.

La bronca viaja en un carro

La ONG Vida Nueva dio a conocer una imagen que causó bronca en diferentes vecinos: un hombre manejando un carro tirado por un caballo, pero cargando hasta el chasis de un auto, cerca del cruce de rutas 2 y 4, en Villa Nueva.

Cientos de vecinos se expresaron por este maltrato animal, mientras la organización solicitó que, en este tipo de casos, hay que denunciar al 101.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios