Todos somos como perros

Perros futboleros, playeros, carnavaleros... y perros de marcada presencia en actos oficiales. “En una semana será Navidad... Mi olfato me dice que no habrá mucho ánimo para tirar petardos...”
jueves, 17 de diciembre de 2020 · 08:30

A mí me gusta asistir a los actos oficiales. No me pregunten por qué, pero es así la cosa.

Hay algunos a los que les da por las canchas. Les gusta gambetear cuando salen al cruce los chicos que alcanzan la pelota, cuando luego se suman los once del equipo local y posteriormente se agregan los visitantes... Juegan hasta el cansancio ante la mirada rabiosa del árbitro y los impacientes jueces de línea que aguardan la orden para intervenir, blandiendo el palo de sus banderines.

Otros prefieren las playas, zambullirse y luego sacudirse junto a las personas que detestan el agua y están allí solamente para tomar el sol. Tienen una especie de radar para identificar a sus “víctimas”.

Están también los perros de Carnaval, los que desfilan como pasistas entre las batucadas y las comparsas. Perros carnestolendos que suelen responder al nombre de Batuque.

Lo mío, en cambio, son los actos oficiales, la solemnidad que los reúne a todos bajo la misma bandera, como mirando hacia un horizonte común. Como en esta foto que guardo con tanto cariño en mi cucha. Ahí está el malogrado José Manuel junto a Olga; Juan junto a Eduardo (luego se distanciaron pero, hoy por hoy, miran hacia el mismo lado); aparece a la izquierda Francisco, que por entonces comparecía como intendente de Oncativo y actualmente “sigue en órbita” como ministro de Salud de la Provincia... Y sí, también aparece Luis, que ahora está más allá que en la vereda de enfrente.

Cuando miro la foto, cuando la repaso, le ladro y pienso. Son como nosotros. Todos somos perros. Vamos juntos para un lado, para el otro, por momentos jugueteamos, nos ayudamos, damos afecto... Todo bien hasta que alguien tira un pedazo de carne al medio. En ese preciso momento podemos llegar, inclusive, a desconocernos, a lastimarnos... Miro la foto y le ladro. Todos somos perros.

En una semana será Navidad; tal vez la más delicada de las últimas décadas por tantas ausencias inesperadas. Mi olfato me dice que no habrá mucho ánimo para tirar petardos, aunque no estaría de más pedirles que no lo hagan. Y sacándome el egoísmo perruno de encima, lo que sí pediría con mucha fuerza es que miremos ese pedazo de carne y repartamos; que nadie quede sin su bocado. Porque, si nos miramos bien, callejeros, ovejeros, caniches, salchichas, doberman..., todos somos perros.

 

Notanboby

 

4
3
59%
Satisfacción
14%
Esperanza
11%
Bronca
0%
Tristeza
7%
Incertidumbre
7%
Indiferencia

Comentarios