Voces a favor y en contra de la medida del Ministerio de Agricultura

Polémica por la exportación de maíz

Con el fin de garantizar el insumo básico para ganadería, el Ministerio de Agricultura suspendió los registros para nuevas exportaciones de maíz. La medida desató la polémica
sábado, 2 de enero de 2021 · 08:30

El 30 de diciembre, desde el Ministerio de Agricultura de la Nación dieron a conocer que se “procedió a suspender temporariamente la registración de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE) para el producto maíz cuya fecha de inicio de embarque sea anterior al 1 de marzo de 2021, cuando arranca formalmente la nueva campaña 2020/21 del cereal. Queda exceptuado el producto Maíz Pisingallo”.

La decisión, explicaron, “se basa en la necesidad de asegurar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación, básicamente la producción de proteína animal como carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot, donde el cereal representa un componente significativo de sus costos de producción”.

A la hora de los datos, señalaron que hasta el presente, se lleva autorizada la exportación de 34,23 millones de toneladas de maíz de la campaña 2019/20, sobre un total teórico exportable de 38,50 millones de toneladas, es decir que se ha cumplido con el 89% del mismo. El objetivo de la medida es que las 4,27 millones de toneladas restantes queden disponibles para el consumo interno, con el objeto de asegurar el abastecimiento durante los meses del verano cuando la oferta de cereal tiende a escasear”, dijeron oficialmente desde la cartera.

“Eventualmente y en función de cómo evolucione la oferta y la demanda, así como de las perspectivas de la cosecha de maíz 2020/21, esta cartera evaluará la reapertura del registro”, concluyeron.

La noticia causó revuelo en distintos ámbitos que nuclean a productores agrícolas, alterando la paz del fin de año.

Una de esas entidades fue Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), desde donde entendieron que la medida representa una vuelta “a las recetas fracasadas”.

“cuando todos entendíamos que el cierre de exportaciones es una pésima medida, cuando todos sabemos que si no exportamos no ingresan divisas y cuando todos entendemos que este camino de cierre de exportaciones nos llevó al fracaso, increíblemente se vuelve a decidir lo mismo”, indicaron.

 

El cultivo, tranqueras adentro

El avance de siembra de maíz alcanza el 62% del área planificada, estimada en 2.548.800 de hectáreas, según informó la Bolsa de Cereales de Córdoba en base al análisis tomado en la segunda quincena de diciembre.

En cuanto a fechas de siembras, se estiman 480 mil hectáreas de maíz temprano, que representa un 35% menos que la campaña 2019/20. La menor superficie temprana se debió a la escasez de precipitaciones durante el último trimestre. El 77% de las siembras tempranas se encuentran en estado de panojamiento, próximas al período crítico, a diferencia del resto de la superficie que todavía presenta estadios vegetativos. Por el momento el cultivo muestra un buen estado general, con un 59% de la superficie entre excelente y muy bueno. Sin embargo, la situación tuvo una leve desmejora comparado con el análisis de la primera quincena de diciembre 2020, que presentaba un 65% de la superficie en las mismas condiciones. Por último, se reportaron ataques de cogollero (Spodoptera frugiperda) con una incidencia baja en la zona centro oeste de la provincia.

 “Esta medida atrasa, sumando incertidumbre al sector productivo, recetas ya perimidas con resultados desastrosos, que solo llevaron a la sojización extrema, y a la menor cosecha de trigo en 100 años, además de generar todo un sistema impuro de discrecionalidades y peajes”, cuestionaron. “El Gobierno tiene la potestad de ejecutar regulaciones, pero tiene la obligación de que las mismas sean virtuosas, generando producción y desarrollo, tiene la herramienta del dialogo, abierta para estos casos”, ahondaron.

“El Gobierno tiene que tener en claro que las consecuencias de sus decisiones, las termina pagando el productor, ese mismo productor que sufre la segunda presión fiscal más alta a nivel mundial, y al que ahora al achicarle su mercado de demanda, verá como rápidamente el precio de su maíz baja para acomodarse a las necesidades de los demás eslabones de la cadena, generando una clara transferencia de recursos del sector primario a otros sectores, una manifiesta distorsión de producción que sin dudas impactara en las decisiones de siembra de la próxima campaña”. Y finalizan con un oscuro pronóstico: “Habrá menos maíz a futuro como en su momento hubo menos carne y menos trigo, por eso, no debe asombrar que cada vez seamos un país más pobre”.

Por su parte, las bolsas de cereales de varias provincias, entre ellas las de Córdoba, también cuestionaron la decisión del ministro Luis Basterra: Las Bolsas de Cereales y de Comercio del país expresaron su preocupación por la suspensión de los registros de exportación de maíz. “Las restricciones a las exportaciones son una política distorsiva, que impide el normal y transparente funcionamiento de los mercados. En presencia de este tipo de restricciones, se afecta el proceso de formación de precios y se incrementa la incertidumbre para la toma de decisiones, dañando los incentivos para producir e invertir a lo largo de toda la cadena de valor. La propia experiencia argentina en materia de restricciones a las exportaciones demuestra que su aplicación desincentiva la siembra y la inversión en tecnología, lo que deriva en menores volúmenes de producción y resultados contrarios a los buscados. Por otro lado, poner un límite a las exportaciones es una medida que va en el sentido opuesto a la necesidad de una economía en crisis y necesitada de divisas”, expresaron.

Aseguran que el cierre del registro “le hace perder al país 810 millones de dólares en exportaciones”.

 

A favor

Pero no todas las voces son contrarias a la medida de gobierno. Desde la Junta Intercooperativa de Productores Lácteos (JIPCL) manifestaron su apoyo.

El presidente de la entidad, Danny Lorenzatti, dijo al sitio Todo Agro que se trata de “una medida coyuntural momentáneamente favorable, si realmente se respeta la redacción del comunicado oficial”.

Coincide en que es necesario asegurar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima para producir carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot.

“El aumento del precio del maíz en el mercado internacional, uno de los principales insumos en el tambo, pega en los costos de producción de leche, que son en dólares, como la mayoría de ellos; siendo que, por otra parte, el precio de venta de la leche quedo en pesos”.

El comunicado de la Junta Cooperativa de Productores de Leche expresa que por esos motivos deben “apoyar esta economía regional generadora de productos de gran valor agregado (alrededor de 10 veces más que el promedio del valor de las exportaciones agropecuarias argentinas - U$S300,00 vs. U$S3.000,00 por tonelada) acompañándola con herramientas a largo plazo, tales como la reducción de retenciones a la exportación, ya que son generadoras de alta mano de obra, desarrollo regional y de importantes divisas”.

En definitiva, la medida en torno al maíz a vuelto a agitar las aguas del sector agropecuario.

 

Buenas Prácticas Agrícolas - Más presupuesto para 2021

El gobernador Juan Schiaretti presidió la entrega de incentivos por más de 53 millones de pesos a 1.046 productores cordobeses en el marco de la primera tanda de pagos correspondiente al ciclo 2020 del Programa de Buenas Prácticas Agropecuarias (BPAs).

A estos 1.046 productores que recibieron sus aportes, se suman otros 2.300 que recibirán sus pagos en las próximas semanas, completando el total de 3.346 beneficiarios del ciclo 2020, entre los cuales se distribuyen los 180 millones de pesos.

Schiaretti tomó contacto con  productores y dirigentes, que se conectaron en 16 puntos del interior provincial. El ministro de Agricultura de la Provincia, Sergio Busso, también participó de la reunión virtual desde Arroyito, en el departamento San Justo. El gobernador aseveró que el presupuesto 2021 para las BPA, contempla un aumento en la partida que llegará a 250 millones de pesos, a diferencia de los 180 millones que se destinaron para el programa este año.

2
5
35%
Satisfacción
7%
Esperanza
28%
Bronca
14%
Tristeza
14%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios